www.alvarolsite.blogspot.com

YA NOS MUDAMOS. AHORA VISÍTANOS EN "EL CEREBRO HABLA"

La historia de este blog ha terminado.

Ahora nos podrás visitar en www.elcerebrohabla.com

Este blog se mantendrá online durante un tiempo, para que los lectores puedan leer el archivo, y los artículos posteados aquí.



Si deseas intercambiar links, pedir prestado artículos o cualquier otra cosa, postea un comentario en el artículo mas reciente posteado en la página de "El cerebro habla", o bien, escríbeme un mail a alvarols@yahoo.com



Si eres parte del blogroll de este sitio. Tu link también aparece en el nuevo sitio (si no es así, escribeme a los contactos anteriores). A la vez te pido de favot que en tu blogroll cambies el link anterior por el nuevo.

miércoles, 11 de abril de 2007

Dios, como producto de consumo




Alberto es una persona que vive todo el día en el trabajo; como muchas personas, el vive de la apariencia y de las posesiones que tiene. Hoy es un día importante para el, puesto que su empresa de fábrica de jabones está buscando firmar un acuerdo con una empresa para que le surta colorantes exclusivamente a él, lo cual hará que tenga una gran ventaja ante la competencia, y esta desaparezca (la cual dejaría a 2000 trabajadores desempleados).


Ese mismo día llega enojado por la noche a su casa, por no haber logrado la licitación (la cual se pospondría ante la próxima semana), se enoja con los hijos, porque están jugando y haciendo ruido, se encierra en su recámara y se duerme.


El fin de semana, como todos los domingos, se viste y alista para ir al templo a orar, se inca de rodillas en la banca después de comulgar, y dice mentalmente. -Dios, necesito que me ayudes a que se firme la licitación, yo se que tu me has dado una familia y tranquilidad económica, pero quiero lograr mis objetivos personales, y yo se que tu me puedes ayudar en esto.



Este artículo no se trata de hechar choros religiosos, ni discrusos izquierdistas, sino de hablar de algo que me llama mucho la atención, y es que en este mundo de consumo en que vivimos, tal parece que a mucha gente le gustaría recibir en la comodidad de su hogar, un altar armable (que se pueda transportar), para poder pedirle que "Dios les cumpla todos los deseos".


Muchas veces se critica (y con razón) a las Iglesias, de doble moralistas, de prejuiciosos, de interpretar a su conveniencia los pasajes de los libros (Biblia, Coran etc...) y de que muchos sectores de esta utiliza la fe de los creyentes en su beneficio e incluso como pretexto para matar (como los fundamentalistas musulmanes). Pero también por otro lado, a la gente parece importarle poco las enseñanzas que profesan las religiones (que a mi punto de vista son buenas, en su versión original), y quieren buscar a Dios, para que le cumpla sus deseos (que muchas veces se contradicen con las mismas crencias) inmediatamente, mientras el consumidor se pare en la iglesia todos los domingos, a la cual probablemente no pondrá mucha atención. Mejor mientras se forma en el confesionario, para con solo hacer un intercambio de información, estar salvado de las garras del demonio.


En realidad parece que los templos para muchos se están convirtiendo en centros de autoservicio. Se sienten obligados a ir todos los domingos, pero durante los demás días, desaparecen esas "falsas intenciones de bondad".


Lo que haría falta en la sociedad es aprender usar ese "amaos unos a los otros", porque mientras los valores humanos sucumben ante el dinero y la competitividad; la religión se convierte en ese producto para sobrevivir en este mundo tan ajetreado.


Pero ya también existen "ministros y falsos profetas" que han visto una oportunidad de negocio. No me refiero a las iglesias tradicionales, sino a los nuevos templos comerciales que cada vez surgen con mas frecuencia.


Pare de sufrir:


Uno de estes ejemplos es "Pare de sufrir". El mismo nombre incita a la gente con problemas emocionales a ir a estos templos (si así se les puede llamar). En México se ha dado a conocer sobre todo con unas alianzas que tiene con Televisa, con lo cual tienen espacio televisivo, para que la gente comunique sus problemas.


Esta empresa viene de Brasil, donde factura 337 millones de dólares al año. Tiene templos (mas bien sucursales, por su estructura) en muchos países, de varios continentes; y en el país amazónico investigan a sus lideres con presuntos nexos con el cartel de Cali, y problemas de lavado de dinero.


¿Como hacen el dinero?, en estos templos, existen hasta 5 cultos por día, donde incentivan a los fieles (sino es que los extorsionan) a dar un diezmo, para lograr la salvación. En Brasil no solo ganan millones con los diezmos, sino que intervienen en la política; les dicen a los feligreses por quien votar (siempre un candidato de derecha conservadora).


Fuentes:


Fromm Erich. El arte de amar.




Video de Youtube acerca de una investigación de "Pare de Sufrir":






2 comentarios:

Silvia, pero me dicen Chivi dijo...

¿Cuándo entenderá la gente, que la única religión que debería existir... es la del amor, tolerancia y el respeto?

Tan sencillo que es.

¿¿¿$1,000 pesos de diezmo???
Ah! pero es voluntario... jajaa...
que poca madre!... y cuánta ignorancia de la gente que cae en eso.

Blog para pensar dijo...

Cuando se lucra con las necesidades de la gente (tanto materiales como espirituales) se hace un gran negocio, sobre todo en países donde la gente no está muy preparada para rechazarlos.