www.alvarolsite.blogspot.com

YA NOS MUDAMOS. AHORA VISÍTANOS EN "EL CEREBRO HABLA"

La historia de este blog ha terminado.

Ahora nos podrás visitar en www.elcerebrohabla.com

Este blog se mantendrá online durante un tiempo, para que los lectores puedan leer el archivo, y los artículos posteados aquí.



Si deseas intercambiar links, pedir prestado artículos o cualquier otra cosa, postea un comentario en el artículo mas reciente posteado en la página de "El cerebro habla", o bien, escríbeme un mail a alvarols@yahoo.com



Si eres parte del blogroll de este sitio. Tu link también aparece en el nuevo sitio (si no es así, escribeme a los contactos anteriores). A la vez te pido de favot que en tu blogroll cambies el link anterior por el nuevo.

martes, 24 de abril de 2007

¿Porqué el poder corrompe?




Cuenta la historia que en algún lugar ficticio, existía una granja dominada por humanos, y los animales que vivían para servirlos deciden rebelarse ante ellos, al lograr desterrarlos, estos animales, que ahora están libres deciden formar una comunidad; unos cerdos llamados Snowball y Napoleón quedan al mando. Pero poco a poco Napoleón empieza a corromperse al tener diferencias con Snowball, y lo decide desterrar. Napoleón da explicaciones – Snowball no quiere el bien del pueblo, ese espurio y pelelé, es un peligro para la granja (Si, igual que los dos Napoleones que tenemos en el país). Entonces se convierte en un dictador, cambia las leyes engañando a su comunidad, y termina convirtiendose en un humano, al cabo “unos somos mas iguales que otros”.

Tal como satiriza Orwell en “La Rebelión en la Granja”, a la dictadura de Stalin, podemos satirizar muchas más. Lo que me viene a la mente, es ¿Por qué muchas veces ocurre que alguien que inicialmente tenía hambre de justicia e igualdad, termina siendo o un dictador, o un tirano, o un ratero, o todo lo contrario a lo que era, y lo mismo a lo que se oponía?. La verdad no se que se ha de sentir subirse al podio, y ver a todo el rebaño tras de ti, pero imagino que ha de marear un poco, y ver que se tiene algo, que antes no se tenía: Poder.

Tal vez podría hacer muchas teorías en la mente. Puede ser que exista gente que pelea por justicia y libertad, pero cuando ya tiene esas necesidades cubiertas, entonces ya no le importa defenderlas. También puedo pensar que la gente que busca poder es siempre gente ambiciosa, y que esa gente busca poder y prestigio, porque a través de su vida ha tenido carencias afectivas, y las necesita compensar (véase tipos como Hitler o Stalin).

Y no por nada menciona Platón que el que mande en la república debe ser alguien designado, y no alguien que buscó el puesto ambiciosamente. También el filósofo griego mencionaba que el que comandara la república debía ser un filósofo que buscara la verdad, y no alguien superficial que sea ambicioso, o solo esté preparado en la gimnasia (ejército). (aunque no se que pasaría si de pronto se designara que Poniatowska, o a Germán Dehesa presidente de la nación). Platón tal vez si viviera ahora descartaría a los tecnócratas y a los populistas, porque los primeros no tienen la suficiente filosofía, los otros ambicionan el poder (y muchas veces viceversa).

Pero ya saliéndonos de la política, esto se puede ver en el mundo empresarial. No es poco común conocer gente que cuando era joven, además de ser “alivianada”, siempre hablaba de que a los empleados se les debería pagar bien y dar buenas oportunidades de trabajo. Pero cuando crecen, hacen lo que no les gustaba que les hicieran, pagos más bajos de lo que pueden ofrecer, y mal trato a los trabajadores. También existe esa gente que al crecer su negocio o subir de puestos, se le quita esa “chispa”, y se convierte en alguien egoísta, que solo se enfoca en crecer su negocio a costa de la que sea.

O también lo podemos ver incluso con los niños. Muchos llegamos a tener algún amiguito, que cuando fue aceptado en una bolita “elite” de amigos, nos terminó ignorando porque no cubríamos los requisitos para entrar.

Al final de todo, lo que es cierto, es que la mente del humano es complejo, y existen muchas circunstancias (su historial de vida, el entorno que lo rodea, su fortaleza), para que alguien que ambiciona, se corrompa. Porque también existen excepciones, pero son tan pocas, que son siempre parte de la historia nacional (Véase Mahatma Ghandi). Y en realidad para llegar al poder y no corromperse, se necesita mucha fortaleza, y bastante voluntad, cosa que pocos humanos tienen.


Libros Recomendados.


Rebelión en la granja. George Orwell


La República. Platón




No hay comentarios.: