www.alvarolsite.blogspot.com

YA NOS MUDAMOS. AHORA VISÍTANOS EN "EL CEREBRO HABLA"

La historia de este blog ha terminado.

Ahora nos podrás visitar en www.elcerebrohabla.com

Este blog se mantendrá online durante un tiempo, para que los lectores puedan leer el archivo, y los artículos posteados aquí.



Si deseas intercambiar links, pedir prestado artículos o cualquier otra cosa, postea un comentario en el artículo mas reciente posteado en la página de "El cerebro habla", o bien, escríbeme un mail a alvarols@yahoo.com



Si eres parte del blogroll de este sitio. Tu link también aparece en el nuevo sitio (si no es así, escribeme a los contactos anteriores). A la vez te pido de favot que en tu blogroll cambies el link anterior por el nuevo.

viernes, 16 de marzo de 2007

Solucionando la violencia con violencia.



El humano a diferencia de los animales, tiene algo que se llama inteligencia. Pero a veces parece que esa inteligencia y razón que la naturaleza le dotó resulta algo contraproducente, porque a diferencia de los animales termina destruyendo todo lo que se encuentra.

La otra vez estaba viendo el noticiario Hechos la visita de el querido Bush a Mérida (que casi nunca suelo ver, por su poca objetividad y profesionalismo); y me llamó la atención que seis policías estuvieran pateando a diestra y siniestra a un manifestante, me puse a pensar y llegué a la conclusión de que hay una larga cadena de violencia; donde cada parte busca acabar la violencia con la violencia, tan larga que es una cadena que podría presumir que viene un poco después de la Segunda Guerra Mundial.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, comenzó otro conflicto, llamado La Guerra Fría, donde Estados Unidos y la desaparecida URSS (Hoy Rusia y una decena de países chiquitos), disputaban la hegemonía mundial, cada uno a su estilo, era la batalla de los gringos capitalistas contra los rusos comunistas. En ese entonces, Estados Unidos dotó de armas y entrenamiento por parte de la CIA a algunos países árabes, para contrarrestar la fuerza de la Unión Soviética. También en la guerra fría, el gobierno estadounidense busca derrocar presidentes en países latinoamericanos, como por ejemplo el derrocamiento del presidente chileno Salvador Allende, para imponer a Augusto Pinochet. Ya después de que cayó el muro de Berlín (lo cual fue un golpe duro para el comunismo), comenzaron los conflictos de Estados Unidos con algunos países árabes como Iraq, porque este había invadido Kuwait (aunque también habían algunos intereses petroleros). Lo cual entre otras cosas provocó un resentimiento en algunos círculos árabes, sobre todo en los extremistas; que decidieron emprender una batalla en contra del mundo occidental.

Después de varios atentados menores, los extremistas dieron su gran golpe el 11 de Septiembre del 2001, derribando las torres gemelas, mediante la célula terrorista Al-Qaeda; lo que provocó la reacción de el gobierno estadounidense, y el envío de tropas a Afganistán, para acabar presuntamente con Osama Bin Laden, lo cual no se cumplió.

Después decidieron atacar Iraq, porque presuntamente tenía armas nucleares, aunque en realidad también existían intereses petroleros de por medio. Estados Unidos no encontró armas, pero varias empresas empezaron a hacer negocio con el petroleo y sus derivados, mientras morían muchos civiles Iraquíes, y también algunos soldados estadounidenses

Todo esto, ha provocado un odio que se ha ido acumulando hasta desencadenar en George Bush, de lo cual el rechazo hacia el está explicado en un artículo anterior.

Durante el relato podemos ver, como el humano busca solucionar la violencia con violencia. Si Estados Unidos saca petroleo de Arabia, hay que realizar una guerra santa en contra de ellos, y si Estados Unidos es atacado, entonces hay guerra, y tienen que morir varios iraquíes, porque murieron ciudadanos estadounidenses.

Y bajandonos de los países a la sociedad, la cadena continúa; y tomo el ejemplo de la visita de el presidente estadounidense a Mérida, con el principal propósito de contrarrestar el poder creciente de Hugo Chávez (una mini-guerra fría). Aparecen varios manifestantes en diversas zonas de la república para mostrar su repudio a Bush. Pero varios de estos avientan piedras, patean puertas, pintan paredes, siguiendo con la cadena de la violencia. Pero aún hay mas; los policías, con el tan cacareado estado de derecho o mano dura, se reunen para patear a un manifestante revoltoso con un salvajismo innecesario (mas violencia para parar la violencia). Seguramente este manifestante en la carcel ha de estar acumulando mas odio, y tal vez sienta que hay represión, lo cual se lo va a comentar a sus amigos, que van a odiar mas a la autoridad, que usa la violencia para terminar con la violencia ajena.

¿No tendrían mas credibilidad los manifestantes, si sus protestas fueran pacíficas? ¿o nó tendría una mejor imagen la policía, si hiciera su trabajo limpiamente?

Es increíble, que en toda esta cadena, nadie se haya puesto a pensar en ningún eslabón, que las cosas no se tienen que resolver a golpes y a pistolazos necesariamente, y tal vez si solo una persona hubiera puesto un alto, probablemente no estaríamos viendo a seis policías pateando a un manifestante.

Y es por esto que existen varios conflictos en el país y en el mundo, donde siempre uno le quiere hechar la culpa al otro por su desgracia, cuando estos mismo desgracian al otro con la misma vara. Quieren justificar que sus ideas son mas viables, que su dios es el bueno, que su gobierno es mas democrático, o que el empezó, o que el me hizo esto.

Ojo por ojo, y el mundo se quedará ciego." Mahatma Ghandi.



http://www.historiasiglo20.org/GLOS/guerrafria.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_del_golfo

http://them.polylog.org/5/index-es.htm#fcs


3 comentarios:

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Muy interesante reflexión, Álvaro. Ya que lo mencionas, las manifestaciones irritan siempre al poder pero los golpes que vimos por televisión no tenían justificación alguna.

alvaro dijo...

Si, ni por parte de los manifestantes, ni por la forma de desenvolverse de la policía.

Yo creo que los manifestantes van a irritar mas al poder, cuando lo hagan pacíficamente, porque ahi si mas gente les va a hacer caso.

Anuar Zúñiga Naime dijo...

Hola, antes que nada, gracias por pasar por mi blog y por el voto. Según yo, hubieron por lo menos dos personas que, en alguna parte del eslabón se detuvieron a pensarlo... Una es el autor del epígrafe al final de tu texto. La otra es Nelson Mandela.
Yo estoy seguro de que hay mas, solamente hay que buscarlas con mas empeño. Un abrazo.